AMPLIACIÓN TERMINAL DE CONTENEDORES. PUERTO DE LEIXOES

El proyecto necesitaba una gran capacidad de soporte para unas cargas superiores a 60 kN/m² controlando los asientos y, prácticamente, eliminando los asientos diferenciales que podían comprometer el funcionamiento de las instalaciones. El terreno estaba constituido por un relleno hidráulico de limos arcillosos y arenosos, muy flojos y compresibles, con el nivel freático muy superficial.
La solución planteada por Terratest se basó en la ejecución de inclusiones rígidas mediante el sistema Geo-Concrete Columns de Geopier, que se basa en la ejecución de columnas de hormigón C25/30 mediante un sistema de desplazamiento del terreno por hinca y vibración de un mandril de Ø 355 mm de diámetro, hasta alcanzar un terreno con la suficiente capacidad portante para apoyar la punta de la columna, en la que se ejecuta un bulbo de mayor diámetro (Ø 550 mm), con el objeto de mejorar la capacidad portante del terreno y aprovechar una mayor resistencia geotécnica. El resto de la columna es construida mediante el vertido del hormigón aprovechando la vibración ejercida por un martillo-vibrador situado en cabeza, sobre el mástil de la máquina, y dejando un capitel de 750 mm, en la superficie para actuar de interfase entre la capa de transferencia de cargas y la columna.
Se ejecutaron 5.702 columnas con una longitud variable entre 6 y 25 m, manteniendo un control de la ejecución mediante el registro de parámetros de presión en cabeza, fuerza de empuje, energía de vibración, volumen de hormigón y profundidades alcanzadas.
Para comprobar el desempeño de la solución, se llevaron a cabo 4 pruebas de carga ejecutadas sobre columnas, hasta el 200% de su carga de servicio.
Terratest también diseñó la capa de transferencia de cargas, naturaleza del material, espesores de las capas, condiciones de estabilización y compactación y características de la geomalla de refuerzo, para reducir los asientos en dicha capa.